Los comienzos del rock

El rock es uno de los géneros musicales más populares de la actualidad, junto con el pop y otros estilos que cuentan con millones de adeptos alrededor del mundo. Sin embargo, el rock tal como lo conocemos en la actualidad es fruto de décadas de transformación y evolución, durante las cuales el sonido y las temáticas han cambiado, acompañando los distintos cambios sociales. Aquí se da comienzo a una serie de artículos que buscan hacer un repaso por las principales etapas del desarrollo del rock n’ roll, desde sus inicios hasta el día de hoy.

La combinación de los estilos más populares de la década de 1940, como el country y el blues, derivaría lentamente en la aparición de un nuevo género, que buscaba centrar su sonido en el uso de la guitarra eléctrica y un ritmo de percusión potente con la batería. El “rhythm and blues” tenía como objetivo generar un impacto a través de la melodía, diferenciándose de los cantantes melódicos de la época, pero abandonando la complejidad e instrumentación pura de buena parte del jazz. El surgimiento de nuevos medios de difusión y los cambios en una sociedad que se encaminaba a la liberación sexual, contribuyó al surgimiento de los primeros artistas de rock con popularidad masiva, como Chuck Berry.

Los conductores de radio y los vendedores de discos fueron el principal instrumento para que esta música, principalmente limitada a barrios negros, lograra el salto al público masivo. Serían los adolescentes y los jóvenes, más abiertos a las nuevas tendencias, los que adoptarían rápidamente el estilo y lo harían propio, como un modo de rebelarse frente a las férreas imposiciones de sus padres. Esta característica marcaría la evolución del rock durante la próximas décadas, formándose como un género de corte contestatario que reflejaría el humor social de cada momento.